Hola, compañeros.

Hace poco recibí la propuesta de desarrollar un material en estructura sanmai (término japonés que alude a un caldeado de diferentes aleaciones con un núcleo duro y laterales más blandos) para cuchillos de cocina, con la particularidad de incluir cobre en el caldeado para, además del efecto estético, aprovechar las propiedades antimicrobianas del cobre.

Para esta primera probeta opté por dos aceros inoxidables, n690 para el núcleo, y otro tipo 420 para los laterales, intercalando entre los aceros una lámina de cobre.

Los resultados han sido buenos, a la espera de realizar el temple.

Ventajas:

– Se puede caldear a temperaturas bajas, por debajo de 1000 ºC, con los beneficios en la estructura que ello tiene.
– Efecto estético y acción antimicrobiana del cobre.

Inconvenientes:

-Hay que forjarlo a baja temperatura, unos 900 ºC como máximo, de lo contrario va escupiendo el cobre hacia los laterales (nótese que la lámina de cobre es mucho más delgada hacia la punta), o incluso llega a despegarse al pegarle de canto. Recomendable dejar el encapsulado de soldadura hasta que esté estirado.

Hay que mejorar un poco la técnica, pero pueden quedar unas hojas resultonas, creo.

Aquí la hojita ya templada y revenida. Aguantó bien, pero es recomendable dejar espesor para desbaste post temple, porque el cobre se vuelve inestable a 1060 ºC.

Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s