Cuando recibes un regalo de un amigo siempre sientes una bonita sensación de alegría, pero si encima ese regalo es un martillo del Mestre Cofiné ¡entonces ya lo flipas en colores!

¡Gracias, Efrén! Aún sigo mirándolo medio embobado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s